viernes, agosto 29, 2008

Un sueño

Iba caminando por una calle en una ciudad completamente vacía, conmigo iban mis amigos de la prepa y una persona que no sé quién era pero que estaba completamente seguro de que sí conocía. Mis amigos iban echando desmadre adelante, yo iba con esta persona caminando un poco más atrás.

En cierto momento me dirijo a la persona y le digo: "Sería muy padre poder volar."

A lo que él me contesta: "¿Y por qué no lo intentas?"

"Soy humano, no puedo volar"

"Vamos, inténtalo"


Miro por un momento hacia el cielo y comienzo a sentir que mis piernas pierden peso, como si no tuvieran que volver a cargar el peso de todo mi cuerpo. Miro hacia el suelo que se aleja de mí y comprendo que realmente estoy volando. Mi mente me lleva a donde yo quiero, puedo subir cada vez más alto y siento temor porque pueda caer. Doy unas vueltas por todo el lugar sintiendo el viento en la cara, una sensación de libertad tan grande.

Después de volar un poco regreso a tierra donde me espera esta persona. Me acerco a él y le digo: "¡Lo logré! ¡Logré volar! ¿Cómo es posible?" Y entonces él me contesta:

La gente no logra lo que quiere porque no lo intenta.

Tal vez volar sea un poco más difícil de lograrlo cuando estás despierto. Tal vez esa libertad sólo exista en un sueño y al despertar se desvanezca como nube en el cielo. Tal vez sea sólo un sueño. Tal vez algún día podré volar.

2 comentarios:

Aris dijo...

Hola Cid!

Interesante filosofía de vida... me iré a intentar mover objetos con mi mente.

felicidades por el cuarto lugar

Maricharms dijo...

Yo le doy mucha importancia a los sueños, y el tuyo me parece especialmente padre y con mucha moraleja, ténlo muy presente, porque esa persona no está nada equivocada!!