martes, abril 28, 2009

Incertidumbre

Día 5 de la Influenza

Las cosas no se ven mejor. En días pasados se anunció que las clases se suspenderían en todo el país, los establecimientos comerciales están en su mayoría cerrados, al menos no han cortado los suministros de comida y agua. El día de ayer la OMS elevó el nivel de alarma epidemiológica de 3 a 4 (con 6 como máximo) y cada noche, en las noticias, se menciona que el número de infectados y de fallecidos por el virus va en aumento.

Entre tantos eventos, tantas cosas que se dicen, que se inventan, que se saben y que se confirman, el aire en la ciudad es cada día más denso. Caminar por la calle es tan riesgoso como nadar en residuos tóxicos, pocas personas en la calle y los que hay, la mayoría con tapabocas.

Imagino una escena de película que trata sobre guerra, la desolación y el abandono de la ciudad son similares. La diferencia es que el enemigo es tan visible y tangible como el aire mismo. ¿Cómo te contagias? ¿Se encuentra en el aire? ¿En la comida? ¿En el agua? ¿Puedes estar infectado y no saberlo hasta días después cuando se presenten los síntomas?

Habemos algunos que aún debemos levantarnos para ir a trabajar, habemos algunos que debemos salir y compartir el asiento del autobús con un extraño, una persona que no conocemos, ni su nombre, ni sus hábitos y mucho menos si esa persona ha estado en contacto o en presencia de una persona infectada. Por supuesto, ellos piensan lo mismo de tí.

Y en todo este alboroto, la población vive en medio de la incertidumbre, no sabe si las cosas están siendo exageradas o si realmente estamos frente a una inminente pandemia. Simplemente no sabe.

No hay comentarios.: