martes, mayo 05, 2009

Extraordinario

Hay días que me levanto y pienso que en cualquier momento regresaré a la realidad, aquella donde absolutamente nada extraordinario podría suceder. Una realidad donde los días pasaban lento y amargo, realidad en la que, sin darte cuenta, tu vida transcurría de forma banal, lineal, metódica, rutinaria, aburrida.

Hay días que me levanto y pienso que en cualquier momento saldré del letargo donde curiosamente cada día es diferente al anterior, cada día tiene un color, un aroma, un brillo, cada día encuentras una razón para vivir de la mejor manera posible.

¿Es posible que afecte en tal magnitud tu vida la presencia de una persona? ¿Una completa extraña?

Sólo se trata de vivir, sólo se trata de ser feliz.

Las personas vienen y se van; llegas a conocer a alguien en menos de 5 minutos o puedes pasar toda una vida junto a una persona sin saber realmente quién es, qué piensa, cuáles son sus sueños, sus alegrías, sus preocupaciones, sus miedos.

Todo es un ciclo, al mismo tiempo todo es relativo. Por eso es importante saber disfrutar el momento, bueno, malo, dulce o amargo finalmente es algo que probablemente no volverás a sentir bajo ese mismo contexto. ¿Qué clase de ser humano sería si no aprendiera a vivir?

Por mucho tiempo esperé que algo extraordinario sucediera en mi vida, algo que me recordara qué tan vivo estoy. Tal vez estaba buscando en el lugar equivocado, tal vez no necesitaba ir más allá de las estrellas para encontrarlo.

Tal vez sólo era cosa de intentarlo.

2 comentarios:

Maricharms dijo...

aaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!

;)

Adolfo Lira dijo...

Tssss fuerte texto. Bueno, real, humano. Chido.