jueves, junio 24, 2010

La muerte de un cementero

Gracias a la Ardilla y el sucio caralibro, me enteré que un amigo de la prepa se casó...

Y eso me da miedo.

Larga vida al cementero que ha cruzado el umbral del matrimonio, abandonando su soltería, persiguiendo un sueño (o una mujer).

Esta chela va por tí!

Ni pedo, tú te lo pierdes, maricón. Felicidades!

No hay comentarios.: